sábado, 19 de febrero de 2011

La Naturaleza es el Templo de los Dioses

Actualmente la Religión Wicca no dispone de un Gran Templo Central donde celebrar los ritos y las celebraciones sagradas. 

Cuando los Paganos sentimos  necesidad de conectarnos con el Dios, la Diosa o el Gran Espíritu, acudimos a la Naturaleza, pues es allí donde podemos sentir la vibración real de la existencia.

En este sentido los gentiles no tenemos Iglesias, ni Mezquitas, ni centros sociales que nos permitan expresar nuestra creencia. Cuando nuestro corazón nos pide conectar de verdad con el Espíritu, acudimos a la Naturaleza.

Entender esta enseñanza puede resultarnos difícil de aceptar si estamos acostumbrados a rezar en los templos. Sin embargo esto era lo que pensaban los gentiles de la antigüedad. 

Para los sabios del mundo antiguo toda la Naturaleza era sagrada y  cualquier  lugar era bueno para alcanzar la trascendencia.

Las religiones basadas en la Gran Madre siempre han entendido esta verdad, y mantenían la Omnipresencia del Espíritu. Con el paso de los siglos las cosas han cambiando y hemos llegamos a pensar que la Divinidad sólo se encuentra en los Templos. 

Si yo le digo a un Sacerdote Patriarcal que voy a rezar en la Naturaleza se va a extrañar. Si le cuento a una monja que me conecto más con Dios en el monte que en la Iglesia, le va a sorprender. Aunque vea bien mi forma de trascender, siempre me va a dejar caer que acuda a la Iglesia de vez en cuando, porque no comprenden que la Divinidad está en todo. 

Para los Wiccanos todo el Universo es sagrado, pues fue creado por la ordenación divina. Las montañas, los valles, los ríos, las cataratas, los árboles, las piedras y las plantas son divinas porque llevan el "sello" de la Divinidad. Llevan impresas la marca del Espíritu Creador, del Dios y de la Diosa, por eso decimos que el mejor Templo es la Naturaleza.

En este sentido los Wiccanos que viven cerca del campo tienen más suerte, pues a medio paso se pueden encontrar "rastros" de la Divinidad. Para los que vivimos en las ciudades nos resulta más difícil conectar, aunque siempre podemos encontrar un parque lleno de árboles o un jardín botánico para visitar de vez en cuando.

Acudir a la Naturaleza es lo mejor que podemos hacer para sentir al Espíritu. Además de ayudarnos a mantener el cuerpo elástico y la mente fresca, nos sirve para recordar que no estamos sólos en la tierra y que existen otras formas de vida además de las nuestras. 

Cuando un aspirante a Wiccano desea empezar a conectar con el Espíritu, yo le digo; ¿porqué no te animas y empiezas a conectar con la Naturaleza....?. Puedes empezar por las zonas verdes de tu pueblo, por los campos más cercanos y  conocidos y tratar de sentir al Espíritu de la Naturaleza. Esto puede parecer poco "poderoso", pero en realidad es lo mejor para sentir la Magia de los Dioses.

Aunque la gente prefiere hacer rituales y ceremonias con mucha liturgia, lo cierto es que visitar la Naturaleza con "ojos Wicca" es lo mejor que podemos hacer para empezar a potenciar nuestro interior (fíjate que he dicho "para empezar").

Recordar que la Tierra es Templo Santo nos hace ver el Planeta con otros ojos. Si te animas a frecuentarla pensando que todo lo que existe está cargado con la energía del Espíritu, tal vez sientas su presencia y la verdad de su poder.  

¿Porqué no lo intentas?. Un paseo de bruja va fenomenal..., y lo único que tienes que hacer es "abrir" tu percepción a lo divino. Eso lo puede hacer cualquier, y los beneficios son extraordinarios.


Sabioy Bendito seas.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada