martes, 15 de febrero de 2011

Hablar de la Wicca con los demás

Para mí es una auténtica gozada poder hablar de la Wicca con las personas afines. 
No sólo porque me permite compartir lo que pienso y siento (sin necesidad de preocuparme por “lo que pensarán de mí”), sino porque también me ayuda a crecer interiormente y a ver más allá de las percepciones subjetivas.
Hablar con personas que comparten tus mismas ideas te ayuda a serenar la mente y aleja la sensación de “estoy solo en esto”.
Aunque es verdad que para ser auténtico en esta religión, debes practicarla por ti mismo, lo cierto es que poder compartir tu fe con los demás siempre es alentador para la mente.
Buscando en Internet y por las comunidades ciber-paganas, he descubierto que la mayoría de los Wiccas se sienten sólos en cuanto a poder compartir su fe. He visto que hay “necesidad” de poder decir lo que se siente y de compartir esta creencia en grupo.
La gente comienza a buscar información, a leer los libros que están a nuestro alcance y ven que esto les gusta. Sin embargo a la hora de encontrar gente “como tú” se encuentran con dificultades. Puede que la persona pagana más cercana esté a 45 minutos de tu ciudad, o viva dos calles más arriba y todavía no habéis coíncidido.
El caso es que la Wicca todavía es una religión minoritaria en España, una religión que practicamos muchas personas, pero que todavía estamos “desconectadas”. Afortunadamente tenemos Internet que nos une, como la Gran Red que nos permite compartir, y cuando vemos páginas y blogs sobre esto, nos alegramos y vemos que la comunidad va creciendo. 
Sí, hablar con otras personas que piensan igual que tú es genial, porque nos ayuda a ser más conscientes de que cada vez somos más.
Sin embargo hablar de la Wicca con la gente corriente no es tan fácil. Cuando en las conversaciones con los amigos o vecinos sale el tema de la espiritualidad y de la magia, sientes que “algo” se remueve en tu interior. Sin embargo no te atreves a decir nada hasta que veas el “terreno seguro”.
Cuando te preguntan no sabes qué decir…, hasta que un buen día, descubres que quieres salir del armario, y sientes seguridad en tu interior. Es en ése momento cuando empiezas a explicar lo que piensas y en qué crees. Aunque no vayas a hacer proselitismo, ya no te callas…, y si te preguntan, respondes lo mejor que puedes.
Cuando pronuncias el nombre de tu religión, la gente no sabe lo que significa esta palabra, y cuando te oyen decir “yo soy un Wiccano” o yo practico la Wicca”, no comprenden lo que quieres decir. 
Muchas veces me he encontrado con dificultades para explicar cómo es mi religión y en qué consiste. Más de una vez he tenido que echar mano de largas explicaciones para que no me malinterpreten y puedan hacerse una ligera idea de cómo es.
Cuando la nombras la asocian a la “Ouija”, ya que su sonido se parece un poco, y lo primero que ves en sus miradas es desconcierto. Luego  detectas miedo y desconfianza hacia tu persona, y cuando te permiten explicar que es una religión de la Naturaleza y de las brujas, parece que se calman un poco, pero todavía desconfían.
Sólo cuando nombras a los Celtas, se relajan y te empiezan a mirar con otros ojos, y te permiten explicar lo que haces y porqué.  
Si nos pasa esto es porque todavía no hay suficiente información sobre nosotros y los prejuicios dominan la situación.
En cierto sentido la gente tiene razón. La Wicca es una palabra inglesa que se asocia a todo menos a lo que verdaderamente significa. Por eso cuando tengo que hablarle por primera vez a una persona de mi fe, no utilizo esta palabra para definirla. La uso más adelante, cuando la persona ya comprende a qué me dedico y cual es mi sistema de creencias.
¿Qué religión practicas tú…?. Ufff…!, la pregunta incómoda del momento.
–Bueno, practico la religión Wicca.
-Y qué es la Wicca te preguntarás…?.
 Bueno, te diré que la Wicca es una religión con bases paganas, re-estructurada en el siglo XX. Es la religión que practicaron los celtas, los germanos y los íberos en la antigüedad. La religión que se practicaba en todo el mundo y que tenía sus bases en la Naturaleza.
Cuando dices esto mucha gente se queda igual, pues no saben qué era Europa antes de la conversión al Cristianismo. En este momento explicas en qué consiste esta fe, pero para evitar confusiones les hablo de la Naturaleza y de la Madre Tierra.
Sólo cuando nombras a la Madre Tierra, su cara se relaja y el sentimiento de “amenaza” desaparece.
Sí, reconozcámoslo, hablarle a las personas de otra religión les hace parecer que tú deseas que se conviertan a la tuya, cuando en realidad sólo tratas de explicarte lo mejor que puedes.
He comprobado que lo mejor para que la gente te entienda y acepte, es hablarles de la Madre Tierra. A todo el mundo le gusta la Madre Tierra. A todo el mundo le gusta este concepto, pues emana sentimientos de amor, ternura, ecología y maternidad. Siempre que pronuncio esta palabra veo en la mirada de mi interlocutor un brillo especial.  Por eso creo que lo mejor es empezar a hablarle de eso.
Con el tiempo les vas explicando el concepto de la Diosa. Poco a poco…, pues la Madre Tierra está bien aceptada por todos, pero las personas que tienen convicciones patriarcales no aceptan a la Diosa en su primer encuentro.
Si yo le hablo a un cristiano de pura cepa de la Madre Tierra todo irá bien. Si le digo que hay que cuidar la Naturaleza y evitar su desastre me va a comprender. Pero si le empiezo a decir que para mí la Naturaleza es la Divinidad manifestada, y que la llamo Diosa, se le pone cara de ladrillo, y su interior se cierra  en banda.
(A veces no puedo evitar destornillarme cuando veo ciertas caras…,humor pagano, ya sabes, jajaja).
Aprender de cero la Wicca es interesante, pero cuando hablas de los Dioses a la gente, la peña se siente amenazada. Ya ves, como si quisieras convertirlos. Como si tuvieran que renunciar a lo que creen para poder disfrutar de esta creencia.

Jamás se dijo a nadie que para ser Wiccano tenías que dejar tus otras creencias, la fe con las que te criaste o doblegar tu credo. Para nada. La Wicca es la religión más tolerante y abierta que existe. Es verdad que tiene sus propios puntos de creencia, pues para nosotros la base está en el Dios, la Diosa y el Espíritu, pero como ellos están en Todo, no tenemos problemas con las otras religiones.
A mí entender ésa es la base para llevarse bien con todos; la tolerancia. Sin ella no podemos convivir, y con ella todo se arregla. Si yo comprendo perfectamente que la Diosa está en todas las mujeres y el Dios en todos los hombres, y que el Espíritu está en todo, no voy a tener problemas porque mi vecina sea Budista o mi mejor amiga Cristiana.

Tampoco voy a tener problemas porque mi banquero sea ateo, y la cajera del supermercado Taoísta.  Hay algún problema…?. Yo no lo veo. 

Mientras haya buen rollo y la gente no intente obligarte a pensar de una determinada manera no hay conflicto. Siempre que respetes la libertad del otro y aceptes que su creencia es personal, todo irá bien. El problema aparece cuando quieren decirte que la “única forma” de llegar al Cielo es de esta manera o de esta otra. O que la única forma de agradar a Dios es así… Que yo sepa (según mi opinión) la única forma de llegar al Cielo es por medio del Amor, y este sentimiento conforma la Regla de Oro de todas las religiones.
Procuro ser tolerante con las personas que profesan otra religión, pues al fin y al cabo cada uno tiene que llegar a la trascendencia a su manera, y comprendiendo esto nunca he criticado a nadie por profesar esta u otra religión. Lo que no permito es la “invasión”.
Cuando mi vecina me habla de Buda y de lo contenta que está con su religión, yo veo en él una expresión del Dios. Dejo que me cuente sus experiencias, intento comprenderla y ver en su vivencia un trazo del Espíritu. Tomar esta postura es bueno tanto para ella como para mí, pues yo aprendo algo nuevo y ella expresa lo que siente sin sentirse “prejuzgada” por mi presencia.
Yo puedo ser muy tolerante y comprensivo con las otras religiones y con las personas que las profesan. Pero no me gusta que la gente intente “convertirme”. A veces he sentido que intentaban “meterme por los ojos” una religión en concreto, y he tenido que dar el alto para que la persona comprendiera;
-Heey….!, parece que estés intentando convertirme. Para el carro…!, que a mí no tienes que convencerme. Yo he elegido cómo quiero vivir la fe. No te digo cómo tienes que vivirla tú. Por lo tanto; “haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti”. Además, si yo ya estoy convertido….!. No hay lugar para nadie más en este templo; está ocupado por la Madre, el Padre y el Espíritu. Con ellos ya los tengo a todos, porque engloban a todos los Dioses y Maestros que me quieras presentar.
Es una norma común que los Paganos no hagamos proselitismo. No vamos por ahí intentando convencer a la gente de que nuestra fe es la mejor. Qué tontería…!. Y entonces…, porqué a nosotros se nos trata como si tuvieran que salvarnos del infierno lo antes posible…?. Parece que hayamos olvidado la Regla de Oro principal.
Las conversaciones espirituales pueden fluir de forma amistosa y serena siempre que no intentemos manipular a los demás por nuestros intereses espirituales.  En cambio cuando algunas personas empiezan a dejar caer que “mi camino no es el más directo para llegar a Dios”, o “que es una pena que no seas así o asá”, intentando hacerme ver que su religión es “la única y verdadera”, no puedo evitar sentirme invadido.
En alguna ocasión he apagado el cigarrillo, me he puesto las gafas de sol y he dicho; “hey nene…, no nos vamos a entender. A ti solamente te interesa hablar de tu Dios, y a mí sólo del Bien, de la Tolerancia y del Amor. 

– Sí, sí, yo también quiero hablar de eso. –No querida, tú lo único que quieres es convertirme, y no te has dado cuenta de que yo ya estoy convertido. Conmigo no tienes que hacer nada para salvarme porque ya estoy a salvo. Nos has comprendido que Dios está en todo, por lo tanto,  estamos perdiendo el tiempo. Lo primero que tendrías que hacer es recordar que Dios es Libertad y aprender a respetar al prójimo.  Si lo único que te interesa es que yo me convierta, estás perdiendo el  tiempo. Yo ya estoy con Dios, lo que tú no te has dado cuenta es que mi forma de llegar a él es diferente a la tuya. Así que déjame tranquilo y aprende la lección.
Alguna vez me ha pasado esto…, y no sé por qué la gente tiene tanto interés en que te conviertas. Porqué será…?. Supongo que es parte del instinto conservador, porque si no, no me lo explico.
Hablar de la Wicca es fácil, pero antes de hacerlo es recomendable observar a quién tienes como oyente. 
Es más armonioso no comentar nada si no tienes bien aprendida la lección.
Si te tumban en tu primer asalto, tal vez te sientas patético, y reacciones de forma desarmoniosa.
Yo no suelo pregonar mi fe por la calle. La gente que me conoce ya sabe cómo pienso, y si quieres vivir una vida sabia y armoniosa, lo mejor es aprender de todos, y seguir tu propia marcha.

Después de hablar con muchas personas sobre estos temas, a finali siempre digo; 

Que tu Conciencia sea tu Religión
El Amor tu Mandamiento
Y la Paz tu Ritual


Creo que con esta frase, se aclara todo.

Sabio y Bendito seas...!

7 comentarios:

  1. me gusta mucho tu blog tiene muchas enseñanzas de vida, luz y bendiciones para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  2. tus vivencia sirven mucho a aquellos que recìen transitamo esto, que para mi es nuevo y lo hago con el corazòn , solo que me siento muy solo y insegura ya que no sè si estoy haciendo bien las cosas ,e conseguido varios libros que tu has recomendado eso me hayuda mucho , lo que no se cuales son los elementos principales para mi altar yo lo e hecho a mi manera , pero veo que no esta bien y aquì en Argentina en la Provincia de SAN LUIS ES IMPOSIBLE DE CONSEGUIR mucho de los materiales. le agradesco por todo , si me puede guiar agradecida. SALUDO ATTE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre puedes usar elementos sencillos (así empezó todo). De modo que no sufras por eso. Los elementos básico del altar son los elementos (tierra, agua, aire y fuego), las imágenes o símbolos del Dios y de la Diosa, y si tienes elementos naturales (flores, plantas, minerales, etc), mejor todavía. Recuerda; es un altar dedicado a la Divinidad manifestada en la Naturaleza. Hazlo con amor y fe y servirá igual. Un abrazo fuerte para ti.

      Eliminar
  3. shiva te saludo y te envió un abrazo estaba buscando algo para hacer en mi cumple y encontré este ritual nunca había echo nada me parese muy bonito pero no se que paso la vela verde se quedo prendida x mucho tiempo la vela se acabo y ella seguía con la llama toda negra sin querer apagarse mi deseo es que me responda para poder comprender a que se debe esto para no que darme con la duda de ante mano muchas gracias bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada. A veces pasa eso. Lo más prudente es dejar consumir la vela con seguridad. Si ves que se prende apágalo. Hay que dejar espacio suficiente entre las velas y las manzanas para que no se queme nada. Sed prudentes con el uso de las velas. Por lo demás todo bien.

      Eliminar
  4. MUY BUENA LA EXPLICACION, PARA MUCHOS ES COMPLICADO, EL PREJUICIO SIEMPRE ESTA.
    MUY BUENOS SUS ALTARES.
    SALUDOS DESDE ARGENTINA.

    ResponderEliminar