martes, 15 de febrero de 2011

Las velas y su uso según el color.

A mí me encantan las velas...!. Y a decir verdad debo confesar que las he usado muchísimo desde hace más de 20 años.
Tanto desde el punto de vista espiritual como mágico, creo que son herramientas de trabajo geniales para expresar nuestra fe y para "mover energías positivas".
Seguro que tú también las has usado en más de una ocasión, y te has sentido bien en su presencia.
Ya sea para decorar una cena romántica o como ofrenda a una entidad espiritual, las velas forman parte de nuestra expresión interna, y constituyen "aliadas" estupendas para nosotros.
Para los Wiccanos (en general) las velas son símbolos de luz, energía positiva, esperanza, paz, calor de hogar y espiritualidad. También son símbolos de conexión mística y de energía fraterna.  
Apagada, una vela representa el elemento Tierra. Cuando se la enciende, representa el elemento Fuego. La cera que se derrite y pasa a ser líquida, representa el elemento Agua y el aire está representado por el oxígeno que quema.

Sí, una vela puede representar a la perfección los 4 elementos básicos, y puede decirse de ellas que son las herramientas más usadas tanto por los místicos como por los creyentes de cualquier religión.
En este artículo quería compartir contigo un breve resumen sobre sus colores y virtudes, pues cada uno tiene una frecuencia vibratoria particular, y favorece a una determina energía. Aunque ya hay muchos libros que hablan de ellas, me gustaría explicar aquí cómo las usamos desde el punto de vista Wiccano.
Te apetece...?. Venga pues veamos la lista; 

BLANCA
Luz, Pureza, Iluminación, Energía Positiva, Esperanza, Devoción, Consuelo, Curación, Búsqueda de la Verdad, Alta Espiritualidad, Protección, Maternidad, Bebés. Es la vela que sirve para todo. Se la considera la vela “comodín”, porque sino tienes otro color, con la blanca la sustituyes.  Se la asocia al Dios Puro, a la Diosa Doncella o Virgen y al Gran Espíritu.
VERDE
Prosperidad, Trabajo, Suerte, Abundancia, Crecimiento, Dinero, Salud, Operaciones, Matrimonio, Fertilidad, Equilibrio, Buenas Cosechas, Naturaleza. Se la asocia al Dios Verde, a Cernunnos y al Señor del Bosque.
ROJA
Pasión, Sexo, Energía, Contra Enemigos, Fuerza interior, Acción, Coraje, Voluntad, Actividad, Recuperación de personas tristes y deprimidas. Se la asocia a la Diosa Madre y al Dios en su aspecto de Amante.
AMARILLA
Estudios, Inteligencia, Abundancia, Dinero, Riqueza, Dispensación, Honor, Creatividad, Concentración, Memoria Aprendizaje, Intelecto, Inspiración. Se la asocia al Dios del Sol, al Niño infante de Yule y de Litha.
AZUL
Protección, Paz Interior, Relajación, Fe, Devoción, Niños, Honor, Justicia, Papeles y Trámites Legales, agudizar la inteligencia, los sentimientos bondadosos y la inspiración.  Se la asocia tanto al Dios Padre Cielo, como a la Diosa Madre del Mar y Reina del Cielo.
VIOLETA
Transmutar energías, Espiritualidad, Calma, Auto-control, Cambios, Quitar Vicios y energías negativas. Se la asocia al Gran Espíritu, pues transmuta y eleva la conciencia hacia el Alma Universal.
ROSA
Amor Familiar, Cariño, Armonía entre Familiares, Niñas, Bondad, Ternura, Ausencia de todo mal, Hogar Feliz, Belleza. Se la asocia a la Diosa y a las ninfas.
NARANJA
Alegría, Estudios y Exámenes (para no quedarse en blanco), Prosperidad, Dinero, Abundancia, Negocios, Éxito.  Se la asocia al Dios en su aspecto veterano de Lammas. También al Sol y a la energía de Yule.
NEGRA
Quitar Negatividad, Sexo, Pasión, Riqueza, Fertilidad, Misterio, Alejar Enemigos y Personas no gratas. Se la asocia a la Vieja Anciana, el lado más veterano de la Diosa. También al Dios como Señor del Más Allá. En este sentido expresa el lado “misterioso” del Dios y de la Diosa, sus caras más trascendentales.
CELESTE
Protección Angélica, Calma, Paz, Serenidad, Bienestar, Tranquilidad. Asociado a la Reina del Cielo, la Diosa como Señora del Universo.
MARRÓN
Estabilidad, Seguridad, Firmeza, Prosperidad, Asentar lo bueno que tenemos, mantenerlo. Asociada a la Madre Tierra.
ORO
Éxito, Prosperidad, Dinero, Fortuna, Abundancia, Suministro, Sabiduría, Sol. Se lo asocia a la Divinidad en general. Al Gran Espíritu. Al Dios del Sol y a la Diosa Lucina.
PLATA
Dinero, Cobrar deudas, mejorar el Ambiente Familiar, Inspiración Lunar, Intuición, Psiquismo, Videncia, Curación y Protección.  Se lo asocia a la Diosa Luna, a los Esbats y a la Magia Lunar.
Es verdad que en el mercado podemos encontra velas o velones con más de un color (y algunas con tres y siete colores). Estas velas son más particulares ya que según sea la combinación de colores sirve para una cosa. Por ejemplo, la vela verde y amarilla se asocia al trabajo, prosperidad, ventas, etc.
A la gente normal (no Wiccana) le gusta tener en casa alguna vela encendida, y a veces me han preguntado si es bueno hacer esto.
Yo respondo siempre que malo no es. Lo único que tienes que saber es ¿porqué la enciendes y para qué propósito?. Si la enciendes desde el punto de vista místico, sería bueno preguntarte por qué la enciendes. A veces las personas la tienen en su altar personal, dedicado a un Dios, Diosa, Ángel, etc. Hacer esto es bueno porque te recuerda que existe algo más que tu ego humano y que deseas conectar con lo místico. 
Pero la clave es que sepas porqué lo haces. Desde el punto de vista Wicca puedo decir que ha habido temporadas que he tenido una vela encendida siempre (día y noche), y esto lo he hecho porque sentía esta necesidad. A veces he puesto una mesita en un rincón de la casa, la he decorado para montar un altar y he dedicado esa luz a un propósito espiritual específico. La última vez que hice esto tuve velones encendidos día y noche durante 28 días seguidos, y fué para conectar interiormente con la Diosa Luna.
Evidentemente en estos casos uso cirios, de eso que vienen en una funda de plástico. A mí personalmente me gustan más los que tienen el plástico transparente, pero cualquier cirio vale.
El caso es que si vas a encender un cirio de forma constante, tienes que saber porqué y para qué. Ésa es la clave del asunto. El punto a tener cuenta. 

Luego, tampoco viene mal recordar que por sí misma una vela no hace nada ,y que si la vas a usar para un objetivo mágico, eres tú el que la tiene que "programar", insuflándole tu intención. Para eso es recomendable cogerla entre las dos manos (apagada) y centrarte en lo que quieres que haga. Puedes rezar una oración mientras la sujetas entre las manos y bendecirla en el Nombre del Dios y de la Diosa (o del Gran Espíritu). Luego la dejas en el altar y la enciendes con ésa intención en tu mente. 

El uso de las velas es muy común entre las personas esotéricas. Podría contarte un montón de cosas asociadas a ellas, pero otro rato será. Acaba de llegar a casa una amiga que tengo que atender y no puedo estar más rato en el ordenador. En fin..., que me alegro de que estés ahí, y que te gusten tanto mis escritos. 

Gracias por leerme.

 Sabio y Bendito seas...! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada