miércoles, 16 de febrero de 2011

Luna Llena de Febrero

Los Wiccanos celebramos todas las Lunas llenas como momentos de máxima influenica cósmica. Y para conectarnos con la Diosa en su aspecto celeste, realizamos ceremonias de "alto nivel" que nos permiten trascender a estado alterados de consciencia.
Cuando llega la Luna Llena realizamos nuestra ceremonia del Esbat, que es la fiesta que hacemos cada mes en honor de los Antiguos Dioses y "comulgamos" con las Fuerzas Supremas de la vida.
La próxima Luna llena es este Viernes 18 de febrero, y me gustaría anunciar lo que se puede hacer para conectar con su poder. 
Aunque no voy a explicar un Esbat completo debido al poco tiempo que dispongo, sí que quiero contar algo que se puede hacer ésa noche.
Modo operativo;
Prepara tu altar (o rincón especial).
Coloca sobre la mesa 1 mantel blanco.
En el centro del altar pon 1 caldero de 3 patas (caldero Wicca) o una cazuela de barro.
Alrededor del caldero pon los cuatro elementos;
Tierra; 1 plato con sal o tierra
Fuego; 1 vela roja
Aire; 1 incensario con incienso
Agua; 1 copa con agua
En el interior del caldero pon 1 velón blanco.
Alrededor del velón pon bastantes trozos de hielo, como para cubrir la mitad de la cazuela. Esto representa "el deshielo" de la estación y sirve para purificarse de energías negativas.
Relájate y siéntate delante del altar.
Enciende la vela roja del fuego y el incienso.
Enciende la vela blanca del caldero y lee en voz alta “El Mandato de la Diosa”
EL MANDATO DE LA DIOSA
Escuchad las palabras de la Gran Madre, la que en tiempos antiguos fué llamada por muchos nombres; Artemisa, Astarté, Dione, Melusine, Afrodita, Cerridwen, Arianrhod, Isis, Diana, Brígida y por muchos otros nombres.
Siempre que tengáis necesidad de algo, una vez al mes y mejor cuando la Luna esté llena, os reuniréis en algún secreto y me adoraréis a mí, pues soy la Reina de todas las brujas.
Allí os reuniréis vosotros, los buscáis el conocimiento pero que todavía no habéis encontrado sus más profundos secretos, pues yo os enseñaré lo que os es aún desconocido. Y seréis libres de toda esclavitud, y como símbolo de libertad estaréis desnudos en vuestros ritos, y bailaréis y cantaréis, haréis música y el amor, todo en mi alabanza, pues mío es el éxtasis del espíritu y el goce en la Tierra. Y mi Ley es el Amor hacia todos los seres.
Mantened puro vuestro mayor ideal, avanzad siempre hacia él. No permitáis que nada os detenga u os desvíe del camino. Pues mía es la Puerta secreta que abre la Tierra de la Juventud, y míos son el Cáliz del vino de la vida, y el Caldero de Cerridwen, el Santo Grial de la Inmortalidad.
Yo Soy la Diosa de la Gracia, que obsequia el goce a los corazones de los hombres. En la Tierra yo otorgo el conocimiento del Espíritu Eterno, y más allá de la muerte doy paz y libertad, y reunión con los pasaron a mejor vida. No pido nada en sacrificio, pues yo soy la Madre de todo lo viviente, y mi Amor lo vierto en toda la Tierra.
Escuchad las palabras de la Diosa de las Estrellas, el polvo de cuyos pies conforma los cielos y cuyo cuerpo circunda el Universo. Yo soy la belleza de la Tierra verde, y la Luna blanca entre las estrellas. Soy el misterio de las aguas y el deseo en el corazón del hombre. Alzáos y venid hacia mí, pues soy el Alma de la Naturaleza, que da Vida al Universo. De mí proceden todas las cosas, y a mí volverán todas. Y ante mi rostro, amado por Dioses y hombres, dejad que vuestro Ser Divino Interior se envuelva por el éxtasis del infinito. Que la adoración hacia mí esté en el corazón de quién se regocija, pues todos los actos de amor y placer son mis rituales. Que haya belleza y fortaleza, poder y compasión, honor, humildad y reverencia en vuestro interior. 
Y vosotros que pensáis encontrarme, sabed que vuestra búsqueda no será satisfecha a menos que conozcáis el misterio. Si aquello que buscáis no lo encontráis en vuestro interior, jamás lo encontraréis en el exterior. Pues yo he estado con vosotros desde el principio del tiempo, y soy la que se alcanza al final del deseo.
 Deja consumir la vela mientras escuchas música, ves la Luna en el cielo o meditas sobre tu vida.
Si necesitas hacer alguna petición, preséntasela a la Diosa Luna.
Asómate al balcón o terraza y pon tus  manos mirando hacia ella.
En esta posición dile lo que necesitas (sin titubeos, de forma clara y sabiendo que te escucha).
Cuando hayas hecho tu petición, cruza las manos sobre tu pecho y  afirma 3 veces;
“Gracias Gran Madre, porque estás aquí”.
Tu petición está entregada.
Vuelve a tu altar y deja consumir las velas.
Al día siguiente coge el agua del caldero y utilízala para fregar el suelo de tu casa o salpicar tu hogar.
Acabas de hacer tu primer contacto con la Diosa Luna.
Duérmete tranquilamente y recuerda si ésa noche tienes algún sueño especial.
A veces la Diosa Luna tarda en contestar 7 días. Por lo tanto, abre tus sentidos y observa la respuesta. Puede venir por un  e-mail, por una conversación con una amiga, o en un libro. Si sabes escuchar, verás que ella siempre contesta.
Feliz Esbat de Febrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada