miércoles, 6 de abril de 2011

Limpiar la Casa de Energías Densas

Cuando llega la Primavera se mueven las energías en la Tierra. 

La cantidad de luz solar que recibimos aumenta notablemente, y esto hace que los seres vivos estemos más alegres. 

Los animales entran en celo, las plantas crecen sin parar, y un aire de vitalidad se respira en el Hemisferio. 

Imitando las acciones que provoca la Madre Naturaleza, los Wiccanos renovamos el hogar en estas fechas.

Purificamos nuestras casas con incienso, limpiamos a fondo los armarios, repasamos la ropa del invierno y re-ordenamos la casa en su totalidad. 

La época primaveral es ideal para hacer limpiezas y purificaciones profundas, pues con ello dejamos atrás el Invierno. De eso precisamente quiero hablaros en este artículo, pues creo que es el momento.

Hacer una limpieza completa del hogar es un trabajo típico de Ostara. Además de ser sano para el cuerpo, hacerlo clarifica la mente y calma el estrés acumulado. También es bueno para el alma, pues la purificación permite que la energía espiritual circule.  

Cuando las casas están limpias se nota una sensación de control y descanso a tope. Es verdad que a veces da pereza ponerse a limpiar, pero cuando la tienes impecable, te sientes súper bien.   

Existen muchas formas de hacer las limpiezas de la casa, pero aquí sólo te contaré la más sencilla que he realizado. Te lo cuento con la idea de que te animes a hacerlo, pues los resultados son fabulosos. 

LIMPIEZA DE LA CASA

          Limpia físcamente la casa en primer lugar. Tira, regala o vende aquello que ya no utilices. Haz una buena criba de lo que dejó de funcionar y medita seriamente si lo vas a usar o no. Sé despiadado y valiente. ¿Para qué guardas toda ésa ropa que no te pones desde hace un año?. Si no la usas véndela, regalala o estampala ya…!. Haz lo mismo con las cosas que sepas cierto que no usas ni vas a usar. 

     Hacer esto va genial para despejar el ambiente y permitir que fluya el chí por la casa. Parece una tontería pero no te imaginas lo que ayuda a purificarla. El año pasado me cambié de piso, y en el cambio pensé; ¿para qué tener camisetas y trajes enteros que no me pongo desde hace tanto tiempo?. ¿Por si acaso?. Pero si sé que no me los voy a poner, y lo único que hacen es ocupar espacio…!. Sólo entorpecen el fluido a la hora de buscar la ropa que sí me pongo y verlo me hace sentir mal, ¿para qué conservarla?. Lo decidí seriamente y quité todo lo que no usaba. Eso lo hice con la ropa, pero con las demás cosas de la casa igual. Cubiertos viejos, sartenes que ya no usaba pero que me daba cosa tirarlas, juegos de sábanas ya pasados que tenía guardados en los armarios, colchas, edredones y objetos que dejaron de interesarme. Me dolía tirar las cosas, pero tome la decisión y me despoje de los trastos. ¿Para qué tanto trasto si no lo usas?. Cuando me liberé de ellos la sensación que tuve fue de descanso total. Si hace tiempo que no repasas tu casa te recomiendo que hagas lo mismo. No te pido que tires la casa por la ventana, pero sí que empieces a repasar lo que ya no usas y lo liberes. Yo hago esto una vez al año y la sensación de alivio siempre se repite.

·         Hacer esto una vez al año es sano para la mente. No sólo hace que la energía estancada se ponga en marcha, sino que te abre puertas en tu mente para que lo nuevo venga a tu vida. ¿Te atreves a hacerlo?. ¿Crees que necesitas revisar tu casa?. Pues ponte en marcha ya...!.

·         El segundo paso una vez despejada la zona, consiste en observar como te sientes tal como está la casa distribuida. ¿Tu casa te hace sentirte bien tal cómo la tienes?. Puede que pienses que no es importante pero te aseguro que sí. Llevo un año viviendo en el nuevo piso, y acabo de darme cuenta de que la consulta donde atiendo a la gente debe de estar en otra habitación. Acabo de venir de vacaciones y me he dado cuenta de que ya no soporto más estar en una habitación donde no me siento totalmente bien. He empezado a cambiar trastos y en una tarde he cambiado las dos habitaciones. Ha sido una locura porque me ha costado bastante, pero la sensación que ahora tengo es de salud, alivio y serenidad. ¿Porqué la he cambiado?, pues sencillamente porque sentia que “algo” no estaba bien en ésa habitación. No sé si eran energías extrañas o una mala distribución del Feng Shui, pero yo no me sentía totalmente inspirado dentro. Sentía que la creatividad no fluia y la vitalidad se estancaba. Una vez cambiado el asunto se ha resuelto el problema. Ahora estoy más contento y animado y cada vez que entro en ella, la buena energía fluye por mi piel. Parecia algo absurdo, pero ya ves que la distribución de tu espacio es importante para que tu casa esté sana. Lo mismo te digo con tu espacio sagrado. Si tienes un rincón bien distribuido para tus prácticas esotéricas y está muy bien estructurado, la energía mágica fluirá a raudales por ti.
       
·         El tercer paso consiste en limpiar energéticamente la casa. Para hacerlo te voy a recomendar lo mas sencillo; llena el cubo de fregar el suelo con agua y añade un chorro de vinagre, un puñado de sal y remueve bien con el mocho. Empieza a fregar el suelo desde el fondo de tu casa hacia la puerta de entrada. Mientras lo haces piensa que estás limpiando toda negatividad, suciedad, restos de “visitas plomo”, etc. Una fregada tira el agua a la calle o al W.C y tira de la cadena varias veces. Ya tienes la casa purificada. Ahora coge carboncillos liturgicos y prende uno. Cuando esté al rojo vivo añade una cucharadita de incienso puro y otra de mirra. Cuando empiece a salir el humo, ofrece el incienso a la Diosa rezando el “Salmo de la Buena Pastora”. Es así;
               
La Señora es mi Pastora, nada me falta
En lugares de delicados pastos me apacienta
Junto a aguas de remanso me pastorea
Conforta mi alma, me guía por sendas de Justicia por Amor de su Nombre
Aunque ande en valles de sombra de muerte no temo mal alguno
Su vara y su cayado me infunden aliento
Endereza mesa delante de mí en presencia de mis enemigos
Unge mi cabeza con aceite y mi copa está rebosando
Ciertamente el bien y la misericordia me siguen todos los días de mi vida
Y en la casa de la Diosa habito por largos días.

Pása el incensario por toda la casa (sin quemarte), dejando que el humo impregne la zona. Cuando hayan pasado varios minutos abre las ventanas de par en par para que salga el humo. Con él se irán los fluidos negativos y las emanaciones del bajo astral. Una vez consumido el carbón, tira los restos al water.

        Limpieza personal; ya has limpiado la casa de energías negativas. Ahora prepara tu limpieza personal. Coge un ramo de romero fresco y haz un manojo atándolo con algun lazo o hilo. Llévalo a casa y ponlo dentro de la bañera. Llénala de agua al gusto y añade un buen puñado de sal. Añade si quieres alguna esencia purificadora (mirra, sándalo, limón, ruda, etc). Desnúdate y entra en el agua. Disfruta del baño durante 20 minutos mientras el romero va dando vueltas alrededor de ti. Antes de que salgas, toma el ramo y cógelo firmemente. Empieza a pasartelo por la piel desde la cabeza hasta los pies. Mientras lo haces afirma repetidamente; “Santo Romero, Santo Romero, que salga lo malo y entre lo bueno”. Con esto ordenas al romero que te quite la negatividad. Pásatelo bien por todo el cuerpo, con paciencia. Una vez termiando arrójalo al agua y sécate. Vístete y ponte una colonia fresca. Cuando la bañera se haya vaciado, toma una bolsa de plástico y utilizándola a modo de guante recoge el romero sin tocarlo. Tiralo al contenedor y listo.
      
  Este baño es sencillo y muy efectivo. Es muy recomendable para quitarse el mal de ojo, las energías negativas, las envidias y las malas vibraciones. Yo lo hago muy a menudo, y te recomiendo que lo practiques cuando quieras limpiarte de la negatividad.  

Sabio y Bendito Seas

3 comentarios:

  1. Gracias. Una duda, si no se dispone de bañera seria valido realizar e baño en la ducha?

    ResponderEliminar