sábado, 10 de marzo de 2012

Devoción de la Llama Eterna

A muchísimos paganos nos gusta tener una vela encendida en el altar fijo. Normalmente esta vela representa la fe del wiccano que le ofrece a la Divinidad y que enciende en un estado de profunda conexión con el Espíritu. 

Altares sencillos, graciosos, humildes o al gusto son la expresión de la fe que profesamos los seguidores de la Luz, y como seguro tú también eres amante de lo eterno, comparto contigo esta creencia. 

Tengo una costumbre que a todo el mundo le aconsejo; mantengo una vela encendida cada semana en mi altar. La enciendo los Domingos, día de la Estrella Real de nuestro Sistema Solar y la dedico a la Eterna Diosa. 

Esto lo hago por fe y devoción, pues creo en la Divinidad Eterna, en la Presencia de una Madre y un Padre Eternos que vela sin cesar por la existencia. Sí, lo hago por fe, y al hacerlo me siento satisfecho con mis creencias. 

¿No has notado que tu fe te pide hacer ciertas cosas, que son símples pero llenas de sentido para ti?. Pues esto es lo mismo. Los paganos en realidad no somos tan distintos de la gente. Tenemos fe en lo supremo, en lo eterno, y como seres sensibles que somos, deseamos mantenernos en contacto con lo supremo.

Además de las devociones, ritos, festivales sagrados, etc, hago una devoción semanal que me deja satisfecho. ¿Cómo lo hago?. Es fácil verás. En primer lugar busco un velón que dure aproximadamente una semana. Los que venden en las tiendas multiprecio pueden servir perfectamente, son baratos y están hechos de parafina. Yo les quito la funda de plástico, pues no me gusta el olor que dejan cuando la llama quema mal. Ése olor a plástico me recuerda a una energía pasada de vueltas y enrarece el ambiente. Por eso se la quito. 

La pongo en un posa-velas de metal o en una cazuela de barro. Procuro que esté segura, pues no quiero que se me queme la casa. Luego la unto con el Aceite Santo y la bendigo con una oración personal. Cuando ya está lista, tomo una cerilla y la prendo. Una vez encendida trazo con la cerilla encendida el Pentagrama de Bendición y así queda bendecida. 

Rezo una devoción básica a la Diosa Madre y la dejo arder todo el día. 

Si alguna vez abandono la casa durante mucho tiempo la apago sin soplar. No quiero volver a casa y encontrarme con la sorpresa de que mi altar se ha prendido o la habitación está llena de humo por causa de la vela. Aunque mi altar y mi fe son esenciales en mi vida, mi casa también lo es, y sé que a la Diosa no le gusta que descuide estos detalles. 

Teniendo las precauciones adecuadas con el uso de las velas en la devoción, el resultado es muy gratificante. ¿No lo notas?. Encender una vela a la Madre Eterna, apagar las velas y ver la imagen iluminada por la vela que tú le has ofrecido es una auténtica gozada. La sensación es de conexión, trascendencia, espiritualidad, amor, belleza y paz. 

Cuando se apaga la vela por su natural, renuevo la vela. Normalmente un velón me dura de 3 a 5 días (dependiendo del tamaño) y hacer esto una vez a la semana veo que me va bien. Hace que me mantenga en contacto con la Llama Sagrada de la Vida, con la Diosa y con la Presencia Insondable del Espíritu. La sensación es de darle alimento a mi alma, de atender sus necesidades, y esto para mí es tan importante como atender mi cuerpo. 

Si buscas en los libros Wiccanos puedes encontrar oraciones ya creadas para bendecir velas, pero si no te gustan las que encuentras puedes crearlas tú mismo. También puedes crear oraciones devotas para rezar diariamente a la Diosa. Y si lo prefieres, también puedes improvisar y decir lo que te salga del corazón.

La espiritualidad no tiene límites. Se trata de darle salida a lo que te pide el corazón, y la clave para saber si está bien es que te deje satisfecho, en paz, alegre y con la sensación de que estás haciendo lo correcto. 

¿No te sientes satisfecho con las devociones diarias?. Inténtalo....!. Si tienes fe en algo superior seguro que te sientes bien al conectarte. A mí personalmente me encanta diseñar oraciones y rezos dedicados a la Diosa, al Dios y al Gran Espíritu. No lo puedo evitar, es algo que mi fe me pide a todas horas, pues la práctica del rezo y de la devoción siempre me atraen. 

Es por la sensación de conexión. Cuanto más conectado estás a lo Espiritual, mejor me siento, y por eso estaría rezando a todas horas. Es verdad que si buscas en el mercado libros de oraciones paganas, no hay mucho donde escoger, pero para eso está la creatividad. 

¿Tienes alguna devoción personal?
¿Alguna que hagas cada día?
¿Alguna que reces cada semana?
¿Te importaría contármelo?.

Sabio y Bendito Seas

No hay comentarios:

Publicar un comentario