sábado, 17 de marzo de 2012

Mi Primer Hechizo

Estaba esta tarde repasando mis primeros textos mágicos y me he encontrado con el primer hechizo que hice. 

Fue un hechizo de primavera, basado en la plantación de 3 semillas cargadas con una intención y sembradas con amor.

Curiosamente fue un hechizo wiccano, inspirado en la antigua religión, claro que en ésa época yo desconocía lo que significaba esta palabra. 

Como pronto llegará la primavera, he decidido compartirlo contigo. Yo lo recuerdo con mucha cariño, pues fue el primero que hice en mi vida, y lo tengo asociado a la Vida. 

La primera vez que lo hice fue hace 20 años y lo aprendí gracias a un amigo que me lo mostró. Venía en una revista de kiosco, y fue publicado por Estela, una maga celta y medieval. Lo aprendí incluso antes de conocer a mi primera maestra (Isabel). Lo puse en marcha sin saber muy bien qué energías movía, y después de 20 años sigo practicando con fe. 

Su estructura es muy sencilla, cargada de simbolismo, magia natural, poder y amor. A mí me gusta repetirlo cuando llega la época de siembra y hacerlo es algo que me sienta bien. No sólo me ayuda a conseguir lo que deseo, sino que me ayuda a trabajar la concentración, la visualización y la constancia mágica. 

Actualmente lo he reforzado, para que sea más efectivo. He visto que añadirle un par de detalles lo mejora, pero en esencia es igual. Se trata de un hechizo de manifestación, es decir, que te ayuda a manifestar lo que quieres en tu vida. Utiliza la energía del crecimiento que la Naturaleza nos ofrece en Primavera, y la energía personal que el propio interesado genera. 

Su poder te ayuda a conseguir lo que deseas, aunque tu petición debe ser coherente. La magia natural es natural, por lo tanto no vas a usarla para pedir cosas anti-naturales o que vayan en contra de la ética. Esto es importarte tenerlo en cuenta, pues la magia es la ciencia sagrada que el Espíritu de la Diosa nos concede para que seamos felices y evolucionemos en la Luz. Para hacerlo sólo tienes que dejarte guiar por la pureza interna y ofrecer todo tu Amor para que tu deseo se manifieste. 

Vale. Teniendo esto en mente has de saber que el hechizo lo que hace es abrir puertas para que tú las cruces y llegues al puerto de tu éxito, pero debes de ser tú el que lo haga. Si no eres valiente para tomar el timón de tu destino, tu deseo no se cumplirá.

Veamos cómo se hace; 

Hay que coger 3 macetas pequeñas de barro (no plástico) y llénarlas con tierra fértil. 

Ahora hay que buscar 3 judías de distinto color; una blanca, otra pinta y otra marrón. 

En un papel blanco hay que escribir 3 deseos, identificando cada judía con un deseo. 

Se envuelve cada una en el papel, y se llevan en el bolsillo durante 30 días. Para que resulte práctico puedes ponerlas en un saquito, y así evitar perderlas.

El punto de programación es el siguiente; cada noche, antes de acostarte, tienes que sacar las semillas y ponerlas en tu altar (o sobre una mesa). Colocarlas en línea y señalar cada una diciendo lo que tiene que hacer;

Tú eres (tu deseo) que me acompaña cada día.
Tú eres (tu deseo) que me acompaña cada día.
Tú eres (tu deseo) que me acompaña cada día. 

Por ejemplo; señalas la judía blanca y le dices; 

Tú eres la SALUD que me acompaña cada día. 

Señala la judía pinta y di;

Tú eres el AMOR que me acompaña cada día.

Señala la marrón y afirma; 

Tú eres el DINERO que me acompaña cada día.

Son ejemplos de lo que puedes pedir, pues cada judía representa un deseo. Aquí he mostrado los deseos generales que puedes pedir, pero tú puedes pedir cosas más concretas. Los deseos son personales, y pueden ser materiales, mentales o espirituales.

Después de decir esto afirmas;

Gracias Gran Madre, porque me lo has concedido....!

Durante los 30 días tienes que hacer lo mismo; ponerlas por la noche en tu altar, señalarlas con tu deseo, dar las Gracias a la Diosa por escuchar tus peticiones y llevarlas contigo para que se carguen de tu magnetismo. 

Afirmar cada día lo que son, hace que tu mente se concentre en lo que deseas, y permite que tu inconsciente se ponga a trabajar. 

Si te fijas, cuando le das las gracias a la Diosa, lo haces como si ya te lo hubiera concedido, pues afirmarlo en presente indicativo, hace que tu energía vibre en ésa frecuencia. En la frecuencia del éxito.

Cuando hayan pasado los 30 días (ufff, pesado si no tienes paciencia), tienes que sembrarlas en la tierra. Cada una en una maceta, para que tenga su propio espacio. Y una vez plantadas debes colocarlas en un lugar con luz y regarlas una o dos veces por semana. 

Mientras las riegas, debes señalarlas diciendo la misma oración, ya que esto alimenta tu deseo con energía positiva y te anima a seguir trabajando para que tus sueños se cumplan. Te aconsejo que marques con un marcador indeleble la maceta, pues si las cambias de lugar, puedes tener dificultades para identificarlas.

¿Cómo se interpreta el hechizo?. Fácil. El orden del crecimiento indica lo pronto o tarde que lograrás tu deseo. Si te nacen las tres plantas es una buena señal. La primera que nazca indica lo que va mejor. Es lo que se va a manifestar más rápido en tu vida y lo primero que tendrás. La segunda que nazca será lo que lograrás más adelante, con esfuerzo y trabajo. Y la tercera será lo que tendrás que trabajar más.

Si todas van a la par, es una buena señal, ya que la energía es equilibrada. Si alguna no te naciera, consideralo como una señal de la Diosa. Tal vez tengas que repasar tu petición y o tal vez no sea bueno para ti. A veces ahogamos nuestros propios deseos o los enfocamos de forma equivocada. Por eso si no te nace alguna, debes ver qué pasa.

Una vez nacidas y desarrolladas, las plantas estarán cargadas de energía. Si se desarrollan bien, te darán semillas (judías) y serán judías mágicas. Estarán asociadas al deseo que tú programaste y las podrás utilizar para los mismos deseos. Si has pedido algo muy concreto, las semillas serán para eso. Puedes guardarlas en un saquito de tela con su identificación (para saber qué son) y regalarlas a personas que piden lo mismo. 

Aunque parezca un trabajo largo y poco "glamuroso", lo cierto es que esta magia es una de las más antiguas del mundo. Trabaja con la energía de la Diosa, de la Tierra, de la Vida y de la Producción. Asocia las semillas a un deseo y se encarga de plantarlo para que se desarrolle. Es Magia Simpática. La que opera bajo la Ley de Semejanza. 

Para que opere bien, tienes que programarlas adecuadamente, y esto se consigue proyectando tu deseo y emoción hacia la semilla. Hace más de 20 años que practiqué por primera vez esta fórmula y te puedo asegurar que funci...., bueno, para qué decirlo. El caso es que te funcione a ti, igual que me lo hace conmigo, y para saberlo, sólo tienes que probarlo. 

Porqué no lo intentas....?. Ya ves que más fácil no puedes ser. Yo no publico nada que no haya practicado antes, y ¿más barato?. El único punto que tienes que tener en cuenta es que nunca, nunca, nunca, debes decir que has hecho un hechizo para conseguir tu deseo. Lo podrás decir después. Pero ya sabes la norma mágica; "proyecto comunicado..., proyecto gafado". Así pues, silencio....!!!!!. 

Si tienes paciencia y te apetece trabajar en el logro de un deseo, este hechizo puede sorprenderte. Mientras está creciendo tú debes trabajar en lo que deseas, para que se manifieste, y seguir tu marcha armoniosa. 

¿Haces algo parecido en estas fechas....?

¿Cual fue tu primer hechizo....?

Sabio y Bendito Seas

El Brujo  Shiva

1 comentario:

  1. Muchas gracias por compartirlo. Ahora mismo voy a ponerlo en práctica. Gracias por este y todos los artículos (y vídeos). De nuevo gracias.

    ResponderEliminar