miércoles, 4 de julio de 2012

El Paseo del Wiccano

Supongo que cada uno lo hará "a su manera", según los propios gustos, pero es común que los Wiccanos demos paseos mágicos por el campo.

Normalmente estos paseos son  normales y corrientes a los ojos ajenos, pero tienen una característica distintiva; incluyen la visión mágica del Wiccano y te permiten conectar con el reino sagrado de la Diosa.

Hace unos cuantos años aprendí a dar "paseos mágicos". Fue de forma espontánea y sin buscarlo, de manera instintiva, y desde entonces los he repetido infinidad de veces. La primera vez que fuí al campo con esta conciencia, descubrí que todo lo que estaba a mi alrededor era distinto. La filosofía wicca me hizo ver la Tierra con ojos santos, y ahora cada vez que voy al campo no lo puedo evitar; siento la presencia que allí reside como algo santo que me llama. 

Estos días atrás lo he vuelto a realizar. He acudido al campo para sentir la presencia del Dios y de la Diosa. No hay nada como ir a su propio Templo para sentirlos. Y es que allí mismo, rodeado de árboles, plantas, animales y belleza, el Espíritu te habla si lo sabes escuchar. 

Te recomiendo que hagas lo mismo, por lo menos una vez al mes. Además de relajarte te va a servir como tratamiento contra el agobio, y a nivel espiritual te ofrecerá la conexión directa. 

Cuando yo voy al campo con la intención de dar un "Paseo Wiccano", preparo mi interior para lo que voy a hacer, pues en estos paseos hago magia a cada paso que doy. 

En primer lugar preparo mi cuerpo, dándome un baño relajante. Si el paseo sale de imprevisto, me doy una ducha rápida, usando el "Jabón de Limpieza" que yo mismo preparo y que ya te mostrado. Una vez elegido el recorrido, el lugar o el campo que voy a visitar, hago una oración a la Diosa pidiéndole su bendición. Con el ánimo ya "conectado" a la Divinidad, procedo al paseo. 

Si el lugar que voy a visitar está muy lejos, preparo la música que voy a poner en el coche. Suelo poner música relajante, celta, tipo new age, pues es una música que me transporta al reino mágico. Escuchar la canción de la Diosa (Isis, Astarté, Diana, Hécate....) mientras estás conectándote es maravilloso para trascender.

Ya en el campo, lo primero que hago una vez entro en el lugar sagrado es saludar a la Diosa. El saludo consiste en rezar una oración en voz alta, aunque esto también se puede hacer mentalmente. Normalmente los Wiccanos usamos oraciones ya estructuradas, aunque las que salen espontáneas son igual de efectivas. Esta oración tiene como objetivo saludar a la presencia divina que habita en todo, y hace que la Luz subyacente que está en la Naturaleza se manifieste. 

Saludar a la Diosa y afirmar que está en ése lugar, hace que la vibración del propio lugar se eleve, y los velos de lo irreal desaparecen, elevando la energía del lugar. Ayuda incluso a los seres que allí habitan (elementales, lagartijas, pájaros, ardillas y todo ser viviente). 

Después del saludo, comienzo el paseo mágico. Para disfrutarlo me guío por 3 sentidos imprescindibles; 

El Sentico Común (para no caerme por un precipicio o resbalarme ante un barranco). Aunque voy a conectar espiritualmente con la Diosa, mi cuerpo físico también está alli, y no quiero volver a casa con una pierna rota o el picotazo de una víbora. No contar con este sentido es exponerte a riesgos.

El Sentido Divino (todo es sagrado según la fe Wicca). Ya seguro empiezo a abrir mi mente. Sé que todo es sagrado, divino y que cada cosa necesita su espacio para desarrollarse. Todo en su conjunto conforma el cuerpo de la Diosa (yo y tú incluidos) y cuando soy consciente de esto me relajo y puedo volar.

El Sentido Mágico de Interconexión (todo está unido por la Red Espiritual). Cuando cumplo con los anteriores sentidos, la Red del Espíritu aparece y soy consciente de que todo está unido.

Con estos tres sentidos en mi conciencia y las ganas de interactuar, la magia se presenta por sí sola. No hace falta mucho más, pues el resto aparece sólo. Supongo que cada uno lo hace a su estilo, pero yo no puedo rendir al 100% si no tengo mi cuerpo, mente y alma en armonía. 
 
Sentir que mi cuerpo está protegido me relajada y le permite a mi mente abrirse. Cuando mi cuerpo está relajado y mi mente concentrada, la espiritualidad se despierta.

Cuando veo que todo está bien comienzo a pasear tranquilamente, observo el lugar y voy ofreciendo mis oraciones por toda la vida que habita en la Tierra. 

Procuro hacerlo con todo el Amor y el cariño del que soy capaz, y lo proyecto a todas las criaturas. En pleno monte puedes encontrarte con lugares telúricos y mágicos de lo más interesantes. A veces descubro "puertas" que me ayudan a conectar mejor con lo invisible, puertas que me permiten sentir el "otro mundo" con mayor facilidad. Son esos lugares naturales que tienen una gracia especial para favorecer los estados alterados de conciencia, y a poco que los percibas, la conexión aumenta. El telurismo se encarga de esta ciencia, y si te interesa el tema puedes investigar más.

Si quiero hacer una alineación con un árbol, me llevo las varillas de radiestésia para conectar con el áura del árbol. Es un ejercicio de comunión con él, y siempre que lo hago la sensación es de Amor Fraternal. Para hacerlo bien uso las varillas, pues me ayudan a sentir las capas del aura del árbol. El ejercicio finaliza con un Abrazo de Amor Mutuo entre el árbol y yo. Como el ejercicio sólo se puede hacer con Perfecta Paz, Perfecta Confianza y Perfecto Amor, no puedo hacerlo corriendo, necesito mi tiempo. Después de hacerlo la sensación siempre es de bienestar y conexión. 

Puede parecer una tontería, y visto desde fuera puedes pensar que se me ha ido la "pinza". Pero no. No estoy loco, estoy sintiendo la vida en pleno corazón. Todo es real, viviente, y está lleno de magia. 

Cuando estableces un vínculo por primera vez con la naturaleza, un árbol, una piedra o lo que sea, descubres que todo eso que has oído de "abrazar a los árboles" es cierto. Y en ése momento empiezas a verlos con los ojos del Wiccano.

Si siento que algún árbol se encuentra mal o necesita ayuda, le doy mi bendición como Sacerdote Wiccano. Lo toco con las manos, le doy las gracias por existir y le ofrezco luz y amor para que esté mejor. Lo hago siempre en el Nombre del Dios y de la Diosa, pues es la mejor forma que conozco de hacerlo (al César lo que es del César, a la Diosa lo que es de la Diosa). 

Conforme voy paseando voy sintiendo el latido de la Tierra y no puedo evitar tocar las piedras que voy encontrándo a mi paso. Cada una de ellas tiene su propia magia, y yo allí soy un extrangero que desea ofrecer mi amistad a todo el que la acoja. 

Siempre que voy en el Nombre de la Diosa a un lugar mágico soy bienvenido, y siempre que me guío por este sentimiento la Tierra responde. Tú puedes hacer lo mismo, puedes comulgar con la Naturaleza de forma sencilla, pues el único requisito es Amar y Ofrecer tu energía al Servicio de la Tierra.

Cuando termino el paseo, doy las gracias al Espíritu Energético del Lugar y a la Diosa Madre por haberme permitido sentir su magia. Afirmo la fraternidad de los seres en la paz ("En paz nos hemos encontrado...") y me despido del lugar con un sentido de amor y plenitud. Antes de irme ya lo hecho de menos y deseo que pronto nos volvamos a encontrar y sé que pronto así será. 

Te animo a que hagas lo mismo. Desde los ojos del Wiccano. Desde los ojos de la Luz. Con la Presencia de la Diosa. Porqué no lo intentas....? Tal vez descubras alguna técnica propia que te ayude a evolucionar como Wiccano. Estaría bien que lo intentaras y sería un testimonio de tu fe. 

Sabio y Bendito Seas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario