lunes, 23 de enero de 2012

Plan de Vida Positiva

Esta tarde estaba leyendo el libro "EL PODER" de Rhonda Byrne y me he propuesto pasar al blog un plan de vida que puede ayudarte a mejorarla bastante. 

Aunque tu vida ya sea perfecta, considero que las enseñanzas de esta autora son saludables y positivas para cualquiera, así que me he tomado la libertad de compartir contigo su visión. Es la misma que estoy aplicando yo en mi vida, pues el Pensamiento Positivo simpre ha estado presente en la enseñanza mágica.

Ya sé que ella no lo inventó. Y que lo único que hizo al escribirlo fué recapitular información y actualizarla, para que todos tengamos acceso y la disfrutemos. Sólo por eso merece un reconocimiento. En esencia yo estoy de acuerdo en ella y la admiro por su generosidad. 

Repasando sus dos libros (EL SECREO Y EL PODER) veo que ella insiste mucho en el Positivismo Puro y en el poder de la Palabra Hablada. No sólo explica lo importante que es la Ley de la Actracción (una de las 7 Leyes Herméticas del Kibalión conocida como LEY DE SEMEJANZA) sino que explica su vivencia en persona.  

Así pues he hecho un resumen de sus enseñanzas para que tu vida sea más positiva. Las comparto contigo porque yo he puesto en práctica todo lo que dice y veo que funciona. Ya sabes que mi estilo es practicar lo que leo y luego compartirlo contigo. Practicando con esta mujer he visto que sus enseñanzas funcionan. Así pues aquí estamos, compartiendo los éxitos que tú mismo puedes lograr.

Veamos los consejos que te ayudarán si los aplicas con sabiduría y coherencia;

1º. Sé consciente del Poder de la Palabra Hablada y utilízalo a tu favor. Verdaderamente he descubierto que la palabra tiene un poder mágico tremendo. Puede crear o destruir. Hacer sentir mal o bien, alabar o criticar y esto es importante para cualquier persona. Si no sabes muy bien cómo es este poder o cómo desarrollarlo, te aconsejo que leas libros especializados. Normalmente los libros de auto-ayuda, afirmaciones y pensamiento positivo hablan de este poder. Cuando yo he usado el poder de la palabra hablada consicentemente, he visto que la gente que me rodea (y yo mismo) se sente bien y mejora. Podría resumirse diciendo que todo lo que tú sientes, piensas y hablas, crea ondas de energía positiva o negativa, y por lo tanto debes ser responsable de lo que sale de tu campo energético. Ya sé que esta explicación es se queda pobre, por eso te aconsejo que te ilustres más en este asunto. En Internet puedes encontrar artículos muy buenos sobre el pensamiento positivo, la palabra y las afirmaciones. Te aconsejo encarecidamente que te informes y apliques su poder. Si no sabes lo que es, aquí tienes algunos consejos. 

2º. Evita hablar mal de los demás. Cuando eres consciente del poder de la palabra hablada, empiezas a escuchar tu vocabulario a lo largo del día y comprendes que con tu voz influyes enormemente en tu vida y en la vida de los demás. No sólo influyes en tus hijos, marido, mujer o nietos, sino en tu propio campo energético. Empezar a ver qué sale de tu boca es el primer paso para utilizarla. Por lo tanto escúchate. Si no te gusta lo que oyes, cambia tu vocabulario. Cuando hablas materializas a través de las ondas del sonido lo que siente tu interior, lo que piensa tu cerebro. Asi pues, manifiesta al mundo sólo lo bello. Si criticas (con o sin razón) a tu vecino porque ha aparcado en tu sitio, a tu hijo porque se ha portado mal, a tus empleados porque no han cumplido, a tus amigos porque te han defraudado, a tus enemigos o a cualquier cosa o persona que te rodea, alimentas la negatividad y te contaminas con ella. Dejar de hablar mal es lo mejor que puedes hacer para que tu vida empiece a crecer. Vale, puedes decirme ¿qué hacer en estos casos? ¿dejar que te tomen el pelo?. No. Afirmar tu presencia con voluntad y firmeza, dejar clara tu postura, y una vez todo ordenado, mantener la positividad con la palabra positiva. Hablar de forma positiva. Por ejemplo; si tu vecino aparcó el coche en tu sitio, llámale y se lo explicas amablemente y con firmeza. Si no hace caso, llama a la grúa. Pero todo con palabras positivas. Así verán que eres amable, pero con una voluntad de acero. Lo mismo en los demás casos. 

3º. Elimina de tu vocabulario las quejas y lamentos. Si quieres beneficiarte del Poder de la Palabra Hablada deja de quejarte por todo. Conozco a personas que no paran de quejarse y expresar su inconformidad en la vida. Son personas que se quejan por todo. Se quejan de su sueldo, de su pareja, de sus hijos, de la dependienta cuando van a comprar, del señor del banco, de los precios, de la ropa, de su peluquera, de su familia, etc. Si supieran que con esta actitud lo único que hacen es generar energía negativa y bloquearse a sí mismos, cambiarían de actitud. ¿Tú haces lo mismo?. Bueno, pues empieza a cambiar de actitud. Deja de quejarte. Deja de lamentarte. Las personas que se quejan por todo y usan su voz para afirmar su malestar continuo no resultan agradables a nadie y acaban siendo evitadas. Normalmente no ven lo bueno que tienen, pues están tan centradas en lo malo, que no dejan espacio para que a su vida se acerque lo bueno. Son personas que se las identifica porque cuando estás con ellas durante un rato acabas agotado, con la cabeza como un tambor, pues su inconformidad los convierte en "vampiros psíquicos". Si tienes encuentros con estas personas, escucha, sé amable, pero dile a la persona que empiece a cambiar de actitud. Si no te hace caso, puedes decirle amablemente "tu voz de lamento atrae más lamento a tu vida". No te das cuenta, pero tú mismo llamas al mal cuando hablas de él. Aconsejale; cuéntame las cosas buenas que te han pasado en la vida, en el año, este mes, este día, etc. Así se centran en lo bueno y dejan de alimentar la sombra.  

4ºHabla más de lo que te gusta, de lo que te fascina, de lo interesante. Resultas mucho más agradable a la gente cuando hablas de tu pasión, que cuando sacas a todos los subalternos del infierno por tu boca. A todo el mundo le afectan tus palabras malas. Vale, estás cabreado porque te han recortado el suelo y te sientes indignado. ¿Echar proverbios infernales por tu boca arreglará el asunto?. Si no es así, cállate, porque tu mal no es para tanto, y consuelate porque hay gente que aún está peor que tú. Si tienes que administrarte más, hazlo, y busca en cómo aportar más dinero a casa. En vez de quejarte y lanzarle rayos y centellas al gobierno, a tu jefe, a tus compañeros, deja de hablar de eso y céntrate en lo que puedes hacer para equilibrar ésa circunstancia. ¿Comprendes el mensaje?. En vez de usar la palabra para quejarte y alimentar el mal, úsa tu mente, sentimientos y voz para que lo bueno crezca en tu vida. Si sólo te centras en las heridas de guerra, no las sanarás nunca. Centrate en sanar tu interior y en llenar tu mente de positividad. Si no eres tú el que cambia de actitud, tú te lo pierdes, porque te conviertes en un vertedero. Usa tu palabra de forma sabia y positiva. 

5º. Debes eliminar de tu vida las palabras que suenan mal. En tus conversaciones evita nombrar aquello que no quieres, pues cuanto más lo nombras más lo atraes. Esto es como el que habla de su enfermedad y del dolor que tiene, pero no hace nada para curarse. Así es este poder. Cuando hables de un problema, que no sólo sea para decir; "pobre de mí". Céntrate más bien en cómo puedes resolverlo. Si no puedes tú mismo, busca ayuda. Pero deja de usar la palabra a favor de la destrucción. Seguro que conoces a mucha gente así, que sólo hablan de sus problemas y no hacen nada al respecto. Son una lata escucharlos todo el día, siempre con la misma canción, siempre con la misma jota, sin hacer nada por mejorar su vida. Si conoces a alguién así, aporta algo de solución a sus vidas diciéndoles; "hablame de lo bueno que tienes, de lo que te hace feliz, de lo que has logrado en tu vida, de las cosas por las que estás agradecido, así atraerás la energía positiva del Universo y se multiplicará". Si el problema es grande y la persona necesita ayuda, deja que expulse el mal con la palabra y luego dirígela a las cosas buenas que hacer para mejorar su vida. Es decir; que se centre en lo que sí le ayuda.

6º. Da cada mañana las Gracias por todo lo bueno que tienes en la Vida, por todo lo bueno que se te ha dado, por todo lo que te da cada día y por todo lo que se te dará en el futuro. Si esto lo haces como un ritual matinal diario (mientras preparas el desayuno), cambias la vibración y haces que la energía positiva te acompañe a lo largo del día. El poder de la gratitud es enorme. Cuando das las gracias por algo (a tu hijo, a tu hermano, a tus padres, o a quién sea) das energía positiva, afirmas que te sientes bien y tu vibración atrae más de lo mismo.  Cuando das las Gracias al Dios y a la Diosa, o al Universo, el Universo mismo responde a tu favor. ¿Cómo hacerlo?; bueno, haz una lista de las cosas más importantes de tu vida, imprímela y pégala donde la veas cada día. Con la misma crea una oracion completa que te ayude a manifestar tu gratitud. Podría empezar así; 

"Gracias Gran Madre porque estás junto a mí"
"Gracias Gran Madre porque yo soy tu hijo"
"Gracias Gran Madre porque estoy bendecido"
"Gracias Gran Madre porque me has dado vida"
"Gracias Gran Madre porque tengo salud"
"Gracias Gran Madre porque....", 

y repetir la frase con cada cosa esencial en tu vida   

Rodéate de personas positivas. La clave para hacer esto está en que tú te muestres positivo y analices cómo te hace sentir una persona cuando estás a su lado. Si descubres que tu mejor amiga es en realidad un tostón que sólo critica y se lamenta por todo, algo va mal. O cambia ella, o tendrás que cambiar de amistades. Tal vez una amistad así no te haga bien (no lo hace). Ya sabes lo que dice el refrán; "el que va con cojo..., acaba cojeando" y es verdad. La positividad se contagia, la negatividad también. Si las personas que quieres son focos de negatividad, haz que cambien o te contaminarás. Las personas que tenemos una consulta (brujos, psicólogos, médicos, etc) escuchamos diariamente un monton de problemas. Las personas vienen a contarnos su malestar y buscando solución. Vale, esto está bien, es de humanos escuchar los problemas del otro, pero si desequilibras el poder de la palabra, te queda mal sabor de boca, y puedes impregnarte de la energía negativa que expulsa la persona mientras habla. Demasiado a menudo los consultantes se centran más en lo malo que les pasa, sin querer trabajar en la solución. Si hacemos un baremo vemos que el 80% del tiempo nos pasamos escuchando los problemas, y el otro 20% hablando de la solución. Yo tengo una consulta, y escucho los problemas de la gente sí, pero desde que decidí equilibrar el tiempo con esta ecuación, he visto que las personas salen con más energía positiva que entran cuando así lo aplico. Primero dejo que se vacíen de su malestar, contándolo. Luego, les añado principios, ética, consejos, afirmaciones, ejercicios, etc, para que eleven su vibración en su campo energético. Si las personas estan muy mal, hasta le obligo a que afirmen palabras positivas; "Yo Soy Feliz", "Yo doy las Gracias, etc". La próxima vez que te encuentres con una amiga que viene echando pestes de su vida, aplica esta enseñanza y verás lo que pasa. Recuerda; centrárse más en lo bueno, en lo que se puede hacer para cambiar el problema.

8ºRodéate de cosas positivas, bellas y armoniosas. Esto hará que tu vibración se eleve. Para hacerlo no tienes que ser millonario. Y hacerlo añadirá Luz y buen rollo a tu vida. Vale, no tienes dinero para cambiar tu casa de arriba abajo porque la comida y el pago de la hipotéca es más importante. Bien, lo entiendo, pero puedes hacer cambios sin gastarte un euro. Primero observa lo que hay en tu casa, observa lo que te hace sentir cada mueble, objeto, figura, etc, que tengas. ¿Te hacen sentir bien?. ¿Te hacen sentir dichoso, agradable, confortable, etc?. Estupendo..!. Si no es así observa porqué y soluciónalo. Tu casa es tuya y debería ser un reflejo de tu positividad. Si tienes que compartir casa con tu marido, familia, etc y no puedes tirar ese cuadro horrible que te regalarón, cámbialo, guardalo o busca una alternativa. Una simple maceta con flores, un bello color de pared, una orquídea violeta o blanca, una figura, etc, pueden darle un toque de elegancia a tu vivienda. Haz lo mismo con la ropa que vistes, con tus accesorios, calzado, etc. Cuanto más te cuides y mejor te sientas y te veas, cuanto más te gustes, más energía positiva atraerás a tu vida. Recuerda, lo positivo atrae más positivo. 

9º Aprende a proteger tu patrón positivo de vida.  A veces tu positividad atraerá a personas negativas en busca de tu Luz. Es normal. En estos casos has de estar preparado para protegerte y alejar a esas personas, que sólo buscan sacarte la sangre para mal usarla en su vida. En estos casos hay que hacerse valer y establecer una barrera potente para que la gente negativa no afecte tu vida. Esto puede pasarte cuando ciertas personas quieren tomarse demasiada libertad y quieren aprovecharse de ti o abusar de tu tiempo. Sí, a veces puede pasar. En estos casos tu deber es defender tu patrón positivo. ¿Cómo?. Bueno, pues dejando clara tu voluntad. Porque si no lo haces así, te conviertes en un felpudo a la merced de la negatividad e interés de otros. Recuerda, tú vida la haces tú. Procura mantener la armonía mediante el equilbirio. Si quires mantener una vida con cosas buenas, positivas, agradables y bellas, escoge con quién quieres vivir o con quién compartir la vida. Si algo no te gusta cámbialo.  

10ª Y por último; valórate. No quieras complacer a todo el mundo. Aprende a decir No cuando toque. Ser positivo no significa vivir en fantasilandia. Significa contar con un as en la manga para lograr tus sueños de forma real y verdadera. Para ti mismo y tu gente querida. No para que los demás se aprovechen de ti. A lo largo de mi vida he visto que muchísimas personas se han acercado a mí por interés, para sacarme información o aprovecharse de mis contactos. Al principio yo estaba encantado con esto porque pensaba que estaba haciendo una labor positiva, pero cuando descubrí que la gente no valoraba lo que no le costaba, decidí valorarme más. Eso me costó aprenderlo mucho tiempo, pero al final lo comprendí. Vivimos en un mundo de intererés en el que tenemos que aprender a defender nuestro castillo. Si vas por la vida confiado, pensando que nada malo existe, vas mal. La vida tiene cosas buenas y malas. Y hay que ser consciente de que el mal existe, por si acaso se te presenta en el camino. Estar preparado para defender tu terreno en caso de que surja algún problema no es estar alerta todo el día, es saber reaccionar ante los desafios y buscar una solución armoniosa para ti. 

Como ves es información profunda que puedes ir aplicando poco a poco en tu vida. Evidentemente no lo harás todo de golpe, pero si vas añadiendo esta información para que tu vida sea mejor, tu vida cambiarán sin dudas. Utiliza esta inforamción con sabiduría y coherencia.


Sabio y Bendito Seas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario