jueves, 5 de marzo de 2020

El Paseo de la Bruja

El REENCUENTRO CON EL ESPÍRITU DE LA NATURALEZA
-El Paseo de la Bruja-

Para conectar de nuevo con las Fuerzas Naturales y sentirnos uno con ellas, las escuelas iniciáticas han diseñado rituales y técnicas que nos ayudan a despertar nuestros sentidos. Estos ejercicios constituyen el entrenamiento básico de cualquier bruja, y están preparados para que tu interior se conecte con el Espíritu de la Naturaleza.

Cuando nos abrimos al Espíritu desde el interior, nuestra mente se expande. La consciencia empieza a ver “más allá” de nuestra realidad física y esto nos permite acceder a las realidades invisibles. Al acceder a estas realidades, comprendemos que más allá de lo que vemos, existe una red de energía que lo conecta todo. Entendemos todo está unido y captamos la información que el Espíritu nos ofrece.

La información que el Espíritu nos ofrece llega de forma directa a nuestro interior (sin la necesidad de usar palabras). Los Chamanes la definen como “El conocimiento silencioso”. El conocimiento silencioso es parecido a la intuición, la inspiración o la videncia. Funciona cuando acallas tu parloteo mental y dejas que el interior se exprese. Cuando este conocimiento es bien dirigido, nos permite vivir la vida de forma mucho más relajada, tranquila e inspirada. También nos ayuda a resolver problemas y a ser más intuitivos y ávidos.

Abrirse al Espíritu es algo que todos podemos hacer de manera natural. Cuando meditamos, rezamos, miramos la Luna y dejamos que el corazón hable, estamos accediendo al reino intangible del Espíritu. Aunque sea de forma inconsciente y callada, escuchar el corazón nos permite tomar consciencia de nuestra sabiduría interior.

En occidente no estamos acostumbrados a prestar atención al corazón, porque preferimos usar el poder mental. Nos hemos acostumbrado tanto a ser tan lógicos y funcionales que hemos podado la comunicación con el Espíritu. Aunque la lógica está bien, a veces corta la inspiración natural y el punto está en mantener el equilibrio.

Si ahora mismo te sientes alejado del mundo natural, necesitas reconciliarte con la Naturaleza y recuperar la conexión. Para hacerlo, debes dar el primer paso y establecer una relación cordial con el Espíritu.

En algunas escuelas mágicas se aconseja empezar por “El Paseo de Bruja” para captar las energías vitales y sentir el “Alma de la Naturaleza”. Un Paseo de Bruja no es otra cosa que caminar de manera consciente por la Naturaleza para recuperar la conexión. Además de servirnos para disfrutar del Sol, el viento y la energía de la Tierra, el paseo nos ayuda a despertar los sentidos psíquicos. Cualquier amante de las antiguas costumbres se beneficia si sale de su entorno y se conecta con la Tierra.

Starhawk y Hilary Valentine, autoras de “El Aprendizaje de una Maga”- Editorial Edaf- recomiendan dar un paseo diario como si fuera un ritual sagrado. Este paseo tiene como objetivo conectarte íntegramente a la Naturaleza y despertar tu interior. Si aprendes a hacerlo en silencio, bajo un estado de observación consciente, tu conexión con el Espíritu se restablecerá.

El Paseo de Bruja” empieza cuando sientes que la Naturaleza te llama. Aunque vivas en una ciudad muy poblada, estoy seguro de que cerca de ti tienes parques, zonas verdes y árboles que visitar. Pasear por esas zonas en silencio, puede ayudarte a re-conectarte y a sentir la energía del Espíritu. Si piensas que vives en una zona "poco mágica", te equivocas. Todos los rincones de la Tierra tienen su propia magia y está bien darle una oportunidad a tu zona. Aunque estamos acostumbrados a ver lugares sagrados con historia (como Sthonehenge o las Pirámides) lo cierto es que cualquier zona natural tiene su gracia. Un bosquecillo, un riachuelo o una playa tranquila son perfectos para conectarte. Si le das la oportunidad a tu zona, seguro que acabas sintonizando con el Espíritu que allí reside.

Para que empieces a practicar sigue estos consejos:

1.     Ponte ropa cómoda y prepárate para salir.

2.     Si eres muy ritual y necesitas marcar el comienzo de tu paseo con algún gesto, puedes hacer una oración antes de empezar. Esta oración te ayudará a declarar que estás haciendo una conexión espiritual con la Naturaleza.

Saludo al Gran Espíritu

Oh Gran Espíritu que otorgas la Vida
Que alimentas nuestro mundo y el mundo invisible
Ilumina mi sendero por la Tierra y por el Cielo
Para que mi alma se conecte a tu Poder
Concédeme tu Bendición oh Sabio Espíritu
Para que pueda servirte a través de los Oficios
Sin Daño alguno y por el Bien común
Que así sea

3.     Comienza a caminar siendo consciente del exterior y de tu interior.

4.     Cuando encuentres una zona que te guste, relájate y observa. Observa la vida vegetal y animal. Observa qué tipo de plantas, musgos, árboles, insectos y especies lo habitan. Recuerda que el Gran Espíritu de la Naturaleza está ahí. Sé consciente de su presencia y siéntete feliz de que esté en todo.

5.     Si lo deseas, puedes saludar al Espíritu con tus propias palabras. También puedes pronunciar una afirmación que te ayude a conectar: Por ejemplo:

Gracias Oh Gran Espíritu de la Naturaleza
Porque estás aquí, junto a mí

Con esta sencilla frase reconoces que el Espíritu está en todo y te unes a su energía desde tu interior. Si lo deseas puedes mantener una conversación, contarle un problema, o rogar su asistencia.

“Oh Gran Espíritu de la Naturaleza
Ayúdame a encontrar solución a este dilema…”

“Oh Gran Espíritu del Universo
Envíame una señal para saber cual es el siguiente paso…”
                                                                                                    
Al Espíritu le encanta enviarnos mensajes y soluciones de lo más inesperadas. En los propios paseos es común recibir la respuesta que necesitas en ése momento. Si observas los detalles puedes encontrar objetos, piedras o elementos con un significado especial para ti. También es común ver animales que no acostumbras a ver o escuchar sonidos diferentes. Si estás preocupado por algo y le pides ayuda al Espíritu, tal vez él te envíe la repuesta a través una mariposa, una ráfaga de viento o una hoja de árbol que cae a tus pies en ése momento. El Espíritu también actúa a través de otras personas. Si estás pidiendo ayuda para ser más sabio y después de tu paseo recibes una oferta de estudios, tal vez ésa sea la respuesta que necesitas. Las respuestas pueden llegar el mismo día o días después, dependiendo de tu conexión. De modo que abre tus sentidos y escucha.  

6.     Cuando termines el paseo y desees volver a casa, da las gracias al Espíritu por su presencia. Toca la Tierra con tus manos y siente su energía. Vuelve a casa sereno y da por terminado el ejercicio.

7.     Cuando llegas a casa, relájate. En este punto puedes darte un baño de agua caliente, beber un té y meditar sobre lo que has percibido. Puede que las sensaciones te acompañen todo el día y sientas que te va bien. Si has percibido algo, anótalo en tu diario para tener referencias y analízalo en el futuro.  

El Paseo de la Bruja” es un ejercicio sencillo, pero cargado de poder si lo haces desde esa apertura interior. Te aporta energía vital y equilibra tus sentidos haciendo que estés centrado. Cuando lo practicas de forma regular, te das cuenta de que tu conexión con la Tierra aumenta. Percibes mejor su energía y captas el ciclo de las estaciones -con sus giros y dramas-.

En casa tenemos la costumbre de pasear por el entorno para conectar con el Espíritu. Además de ayudarnos a calmar el estrés, el paseo nos permite sentir el “Alma de la Naturaleza” de forma directa. Nos ayuda a recordar donde estamos y qué hacemos aquí. A veces descubrimos árboles, raíces, plumas o ramas que traemos a casa y colocamos en el altar como punto de conexión. Cuando sentimos que han cumplido su función, devolvemos estos objetos a la Tierra dándole las gracias.

Si adoptas este paseo y lo haces tuyo, tal vez descubras que instintivamente acudes al mismo sitio. Quizás ése lugar se convierta en especial para ti y te sirva como punto de conexión interior. Acudir al mismo lugar es algo correcto, pero también es bueno ir cambiando de sitio para captar las diversas energías de la zona.

¿Cuál es tu lugar favorito?
¿Hay alguna zona que te acoge y bendice?
¿Sientes que te vas conectando a la Naturaleza?

Agradecimiento: si te sientes agradecido por la experiencia y quieres dar un paso más, puedes agradecer al Espíritu la ayuda recibida. Algunas brujas llevan en sus paseos algo de comida, galletas o frutos secos, para repartirlos por la zona. Otras añaden comida para pájaros y la reparten en montículos visibles. La comida es una ofrenda ideal para que los animales la aprovechen. Si lo vas a hacer, por favor no dejes plásticos ni basura por la zona. Procura que todo quede intacto y haz que tu visita sea motivo de alegría para la Tierra.

¿Por qué no lo intentas?

Sabio y Bendito Seas
El Brujo Shiva