sábado, 28 de julio de 2018

La Turquesa y su Poder

La Turquesa es una piedra llena de virtudes. Se utiliza para evitar la mala suerte, detener a los espíritus oscuros, anular envidias y frenar el mal de ojo. Por su poder se recomienda como piedra protectora para todos los casos. Llevada encima (como colgante, anillo o pulsera) potencia el campo energético de nuestro ser (Aura) y lo refuerza. Ofrece bienestar al cuerpo y paz al espíritu.
Desde tiempos remotos se ha utilizado para preparar amuletos, resguardos y talismanes. Su energía fomenta la sintonía espiritual y potencia la comunicación con las otras dimensiones. Potencia la intuición y favorece la meditación. Cuando se pone sobre la garganta libera los antiguos programas mentales y disuelve las limitaciones auto-impuestas. Es la piedra aliada del alma y de la libertad. Nos recuerda que a cada momento creamos nuestro destino a través de nuestras decisiones, pensamientos y acciones. Potencia la memoria. Equilibra las energías del cielo y la tierra, conectándonos con ambas de manera justa.
Se recomienda como piedra ayudante, abre caminos, de suerte y protección por su virtud. Favorece a comunicadores, oradores y personas que deben exponer sus ideas oralmente. Por este motivo se aconseja a estudiantes ante exámenes o pruebas difíciles. También beneficia en caso de agotamiento, estrés, depresión o apatía. Si hay una piedra bien acogida por el cuerpo sutil es esta.
La Turquesa tiene el poder de cambiar de color en caso de absorber negatividad. Si descubres que tu Turquesa se volvió verde oscura, sin brillo, significa que la piedra está absorbiendo la negatividad. En este caso presta atención a tu entorno pues algo no va bien en tu vida. La tradición dice que cuando la Turquesa se vuelve verde, significa que la piedra ha muerto. Y esto es motivo de sospecha. Tu piedra está actuando y defendiéndote del mal. En estos casos es recomendable quitarse la piedra, lavarla en agua y sal durante 24 horas y dejarla al sol unas horas. Esto la descargará de negatividad.
Otra forma de purificarla consiste en enterrarla al pié de un árbol frondoso y recuperarla pasado un mes. El poder la Turquesa recoge como una esponja la negatividad que puedas llevar, ya sea provocada por espíritus oscuros, maldiciones o envidias. La comunidad mágica ha descubierto que cuando la Turquesa cambia de color, algo va mal en nuestra vida y debemos actuar. Es la piedra que “habla”, de modo que será tu mejor aliada contra el mal.
**CONSEJO**; Busca Turquesas auténticas. Evita la llamada "Turquenita" o "Howllita teñida de azul" ya que no es lo mismo. A menudo se venden piedras teñidas de azul y se hacen pasar por Turquesas. Busca en proveedores de minerales de confianza.
Sabio y Bendito Sea
El Brujo Shiva